Pasar al contenido principal

La técnica de injertado puede aumentar en un 58% el rendimiento de la planta de tomate

Argentina Español

Reconocidos por producir hortalizas de primicia destinadas al consumo nacional, los horticultores de Salta y Jujuy se enfrentan a dificultades en la producción de tomate debido a la incidencia de plagas y enfermedades del suelo, la reducción de rendimientos por el monocultivo y factores adversos, sumado a las limitaciones propias de la escala.

Ceferino Flores, especialista en fitopatología del INTA Yuto, Jujuy, comentó: “El injerto es una tecnología que permite remediar los bajos rendimientos en tomate, producto de los patógenos de suelo como la podredumbre vascular por Fusarium spp y los nematodos”. Además agregó que se tienen ensayos que confirman que mediante esta técnica es posibleincrementar la productividad del cultivo de tomate hasta en un 58%. El incremento es producto de un mejoramiento fisiológico a partir del incremento en la vigorosidad radicular de la planta, así como el aumento en calidad, número y tamaño de frutos. En este sentido, destacó que entre las numerosas ventajas que plantea esta técnica, es posible mejorar el comportamiento frente a infecciones por bacterias fúngicas. “Es una alternativa no contaminante para el manejo de enfermedades como marchitez radicular y de tallo por hongos y bacterias, nódulos de la raíz producidos por nematodos y raíz acorchada”, detalló. A su vez, mejora la tolerancia a factores adversos, como la salinidad o la falta o exceso de humedad, y propicia el uso eficiente del agua y nutrientes, así como el retraso del envejecimiento celular por el vigor radicular, aceleración de la madurez reproductiva de plántulas y resistencia a la sequía.


Fuente: Agrofy News
Ir a la noticia