Pasar al contenido principal

Usando el sol y residuos agrícolas para controlar plagas.

Estados Unidos Inglés

Los agricultores gastan mucho tiempo y dinero en controlar las malezas y otras plagas, y con frecuencia tienen que recurrir a los fumigantes químicos para mantener a raya a las plagas más destructivas. Los agricultores también luchan con qué hacer con los subproductos de bajo valor de la producción de cultivos, como la piel, las semillas y los cascos del procesamiento de frutas, vegetales y nueces.

¿Qué pasaría si esas corrientes de desechos agrícolas pudieran generar alternativas a los fumigantes químicos y hacer que la agricultura sea más productiva, rentable y respetuosa con el medio ambiente?

Tal vez puedan. Investigadores de la Universidad de California, Davis, se sienten alentados por los primeros resultados de experimentos colaborativos con "biosolarización", un proceso que combina el calor del sol con las enmiendas del suelo para controlar las malezas y otras plagas transmitidas por el suelo.

"Parece prometedor", dijo el profesor Christopher Simmons, experto en ciencia y tecnología de los alimentos, quien está probando la biosolarización con varios cultivos y trabajando con agricultores en todo el estado. "Todavía tenemos mucho trabajo por hacer, pero la biosolarización está mostrando un potencial real como una forma segura y sostenible de controlar las plagas a la vez que mejora la calidad y el rendimiento de los cultivos".